Juego de blogueros 2.0. Pizza sencilla de albaricoques

El mes de abril lo recordaré como el mes fantasma, llegó y se fue silencioso y tímido, sin apenas dejar rastro. En contraposición, mayo ha sido mucho más animado y ha estado repleto de planes, viajes, risas, aprendizajes y buenos momentos, tantos que casi no me metí en condiciones en la cocina y me veo a escasos días de su final apurando la receta del ingrediente escogido para el Juego de Blogueros 2.0., el albaricoque. Hoy te propongo un plato muy sencillo y sin apenas nivel de dificultad, rápido y que te resuelve un entrante o cena ligeros. Te encantará si te gusta la combinación de sabores dulce-salado e incluir la fruta en tus preparaciones saladas.

Considero al albaricoque uno de los mejores regalos que la naturaleza nos ha brindado. Puede que exagere algo, cierto es, pero veo la entrada de la primavera con la ilusión de una niña pequeña para poder ver desfilar mis frutas preferidas en los mercados: nísperos, albaricoques, primeras cerezas o fresas de temporada. Su mermelada es, junto con la de naranja y ciruela claudia, uno de los mayores placeres al paladar y conservo cada bote de los que preparamos en casa como oro en paño. El origen de esta fruta se lo disputan varios países, así como la responsabilidad de su expansión mundial, pero sean unos u otros lo importante es que podemos degustarla en buena parte del planeta. Y lo digo no solo por su sabor, sino porque es un auténtico superalimento: buena fuente de vitaminas A y C, fibra alimentaria, antioxidantes, hierro, calcio y potasio, entre otros, y nos ayudará en nuestra misión de mantener al médico alejado de nuestras vidas (al menos durante las vacaciones) porque:

  • Nos pone el sistema inmune a tope,
  • Protege la visión y la piel,
  • Ayuda a nuestras digestiones a la correcta salud intestinal,
  • Buena para el corazón,
  • Nos ayudan a desintoxicarnos y a combatir los radicales libres, tan nocivos para el buen funcionamiento celular,
  • Ayuda a combatir la anemia,
  • Acelera el metabolismo,
  • Colabora en la salud de nuestros huesos,
  • Ayuda a combatir la retención de líquidos,
  • Es excelente para las personas con hipertensión o tensión arterial alta.

El albaricoque aparece en otras entradas de mi blog, como en esta Tarta fría de verano de albaricoques y cerezas, o en la pechuga de ave en vinagreta. ¡te animo a que te pases por ellas!

Además, estos son mis compañeros del reto, pásate por sus recetas que seguro te encantarán.

Y  sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que te guste!

INGREDIENTES

  • Entre 2 y 3 albaricoques de tamaño mediano bien maduros
  • 1 cebollita tierna (calçot)
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen
  • 1/3 taza de harina de trigo sarraceno
  • 2/3 tazas de harina de maíz
  • 1 huevo
  • Unas 2 cucharadas de agua hirviendo (o la que se requiera)
  • Sal marina
  • Pimienta negra molida
  • Romero

PREPARACIÓN

  1. Precalienta el horno a 200ºC. Corta un trozo de papel de aluminio o de horno que sea suficientemente grande como para servir de base de la pizza y engrásalo con un poco de aceite de oliva virgen.
  2. En un bol mediano mezcla la harina de maíz con el agua hirviendo hasta obtener una consistencia de papilla. Deja reposar unos 5 minutos. Este paso se lo he visto hacer a todas las abuelitas de mi alrededor a la hora de amasar empanadas o panes de maíz y recalcan que es muy importante. Yo a la sabiduría popular le tengo mucho respeto.
  3. Añade el trigo sarraceno, el huevo, un poco de sal marina y un chorro de aceite de oliva.
  4. Amasa bien con las manos hasta obtener una masa que no se desmenuce y pueda ser capaz de manejarse y extenderse. Si fuera necesario añade algo más de agua (o de harina de trigo sarraceno).
  5. Haz una bola, tapa con papel film e introduce en la nevera.
  6. Lava las cebollitas muy bien y pícalas en trozos pequeñitos. Reserva.
  7. Lava muy bien los albaricoques, deshuesa y corta en rodajas de tamaño mediano. Reserva.
  8. Pon la bola de masa sobre el trozo de papel engrasado. Corta otro trozo de papel del mismo tamaño y disponlo encima de la bola. Extiende la masa con ayuda de un rodillo hasta obtener una base de unos 2-3 mm de grosor.
  9. Retira el papel de aluminio que recubre la masa y distribuye por encima la cebollita y los gajos de albaricoque. Salpimenta, aromatiza con el romero y aliña con un chorretín de aceite de oliva virgen.
  10. Introduce en el horno a 180ºC hasta que la masa esté dorada y crujiente (unos 30-40 minutos aproximadamente).
  11. Una vez lista sácala del horno y consúmela caliente o templada. Acompáñala de una buena ensalada y pollo, o conviértela en una cena ligera completándola con tu queso preferido; el fresco de cabra le va de cine.

Y ya está, listo calisto ¡buen provecho!

17 comentarios en “Juego de blogueros 2.0. Pizza sencilla de albaricoques

  1. Me ha parecido una receta muy original y atrevida. No siempre me atrevo a hacer estas preparaciones en casa porque mis hijas son mucho más tradicionales con respecto a los sabores. Sin embargo a mí y a mi marido… lo que nos eches… jaja. Me encanta tu receta.

    1. Muchas gracias! Yo realmente no iba a participar y un mediodía me rebelé y me puse a mezclar cosas, me encantó el resultado porque es fresquita, salada pero con el toque de la fruta…Pues si os gusta y os animáis a probarla un día me cuentas! Gracias por pasarte, un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s