Chutney de uchuva

Inculta de mí, yo creía que el único chutney que existía era el de mango. Nanai de la china, hay infinidad de ellos 😱. Mi error e incultura se debe posiblemente a que ésta fue la receta que se exportó a gran Bretaña y el resto de su territorio durante la época colonial India, versión que fue modificada, adaptada y comercializada con gran éxito hasta nuestros días. En la India, de donde es originario, el chutney es una salsa que suele acompañar casi todos los platos de curry y otras preparaciones picantes. Hay de muchísimos tipos: crudos o cocidos, desde dulces a picantes o agridulces y elaborados a base de un sinfín de combinaciones de distintas frutas y/o verduras con especias: mango, tamarindo, menta, limón, etc.

Sea como fuere, yo me inspiré en el único que conozco –al menos conscientemente- para esta receta. Posiblemente sea una aberración dentro de los baremos de la deliciosa gastronomía hindú, pero os aseguro que para paladares barbáricos como el mío quedó delicioso. Lo había inicialmente preparado para acompañar mi propuesta del Juego de Blogueros 2.0. de junio, pero finalmente preferí reservando para otras ocasiones.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 😃

INGREDIENTES

  • 200 gramos de uchuvas
  • 1,5 cucharadas soperas de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de stevia
  • Pimiento rojo dulce. Yo usé unos pimientos pequeñitos, tipo mini chiles dulces, pero de no tener nada parecido creo que un morrón en daditos podría valer
  • Varios dientes de ajo sin corazón y cortados en rodajas finas
  • 1 vaso de vinagre de vino
  • Especias (1/4 cucharadita de café de cada una): cúrcuma, fenugras, cardamomo, pimienta negra molida y semillas de cilantro
  • Sal marina
  • ½ cucharadita de café de sésamo negro y sésamo blanco tostados

PREPARACIÓN

  1. Tuesta las especias ligeramente en una sartén.
  2. Mezcla las uchuvas con las especias tostadas, la sal, azúcar, vinagre y pimientos y macéralos tapados en nevera durante al menos 30 minutos; yo los dejé una noche entera.
  3. Vierte el macerado en un cazo, añade la stevia y el ajo y cuece a fuego bajo durante unos 50 minutos- 1,5 horas, hasta que se haya reducido el agua y parezca que se empieza a caramelizar- adoptar una consistencia de mermelada.
  4. Añade el sésamo, mezcla bien y apaga.
  5. Introduce en frascos de vidrio esterilizados, tapa inmediatamente y deja enfriar a temperatura ambiente.
  6. Yo lo introduje en nevera, por si acaso, y tengo cuidado de usar siempre cucharadas limpias cuando voy a consumirlo.
  7. Está delicioso acompañando a pescado, sobre todo blanco, pollo y tofu. Hasta se lo añadí un día a una ensalada y quedó de rechupete.

Y ya está, listo calisto, ¡buen provecho! 😋

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s