Leche de soja y tofu caseros

Hacía tiempo que quería probar a preparar tofu, pero siempre posponía el momento bajo la excusa de que no me había hecho con una receta. Durante nuestro viaje a Tailandia compramos un único libro de cocina tailandesa, no en centros turísticos ni tiendas de souvenirs sino en un café precioso de la ciudad de Chiang-Mai, el “Akha Ama coffee“. Este libro no es el habitual recetario “comida típica de“, sino una presentación más personal de las recetas tradicional-fusión elaboradas por Yaowadee Chookong, una mujer con un precioso proyecto de granja sostenible. Aunque nos quedamos con las ganas de visitarla (not enough time!), a uno se le hace la boca agua con sus propuestas y poco a poco vamos poniéndolas en práctica en casa. Entre ellas estaba el tofu, por lo que no tenía más que hacerme con la oja y ponerme manos a la obra.

No es complicado, quizás algo engorroso pero vale la pena por la satisfacción de consumir algo tuyo,  libre de conservantes y más económico. Yo lo que hice fue preparar en cantidad y parte lo dejé en nevera (dura hasta una semana) y el resto lo congelé. Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 😃


INGREDIENTES:
Leche de soja:

  • 1 Kg de soja seca
  • Agua

Tofu:

  • 1 taza de vinagre. Yo empleé de manzana y en próximas pruebas usaré de arroz; próximamente publicaré mis conclusiones para los distintos resultados obtenidos
  • Si queremos tofu aromatizado, imaginación al poder. Yo probé con ajo machacado y orégano

*  Necesitaremos una licuadora y gasas de cocina, como las que se emplean para preparar queso u horchata.

PREPARACIÓN:
Leche de soja:

  1. Lava bien la soja y ponla a remojo la soja durante una noche en abundante agua, no escatimes en líquido porque infla muchísimo.
  2. Al día siguiente cuela y descarta el líquido.
  3. Llena la mitad del vaso de licuadora con la soja y añade agua hasta cubrir la otra mitad. Licúa bien y filtra el líquido con ayuda de la gasa para quesos.
  4. Vuelve a licuar con algo de agua la soja remanente y vuelve a filtrar con la gasa.
  5. La soja restante se puede emplear para cocinar, ¡no la descartes!
  6. Repite la operación con el resto de la soja. Cuando terminemos tendremos una leche de soja cruda, todavía no apta para consumo.
  7. Vierte la leche cruda en un cazo y lleva a fuego medio, removiendo de vez en cuando. Ten cuidado de que no se te queme el fondo, ¡de lo contrario tendrás que tirar todo! Una vez rompa a hervir apaga.
  8. Esta leche ya está lista para consumir sola o aromatizada con vainilla, canela, edulcorada…¡Como más te guste! Yo la suelo mezclar con extracto de vainilla y un poco de miel o sirope de agave.

Tofu:

  1. Si no tenemos los recipientes específicos para preparar tofu la alternativa casera es la siguiente: bol de ensalada grande, colador bien grande encima cubierto por las gasas que empleamos para la elaboración de la leche y algo que pese: un plato, un tazón o bol. 
  2. Añade el vinagre a la leche todavía caliente y remueve bien, verás que se corta inmediatamente.
  3. Vierte sobre la gasa y transcurridos dos minutos pon encima un peso que cubra todo el tofu. 
  4. Deja reposar 15 minutos como mínimo, y luego más o menos dependiendo de lo duro que lo quieras.
  5. También se puede aromatizar con hierbas, etc. Si quisieras esta opción con sabores, añádeselos tras unos 10 minutos de reposo.
  6. Esto dura una semana en nevera. Yo lo corté en porciones y congelé; está claro que la congelación no es perfecta pero si lo vas a cocinar tampoco se nota tanta diferencia.

Y ya está, listo calisto, ¡buen provecho! 😋

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s