Juego de Blogueros 2.0.: Medovik free-style (pastel ruso de miel con kiwi)

 

Fin de mes, juego de blogueros 2.0., ingrediente elegido…el verrrrde que te quiero verrrrrde kiwi, fruta que me pirra y que consumo casi a diario 🥝 Aunque los que más se comercializan actualmente son los italianos y neozelandeses, el kiwi es una planta trepadora originaria de China que se lleva consumiendo desde el 300 a.C. La primera mención por un europeo a su verde existencia data del 1845 y no se introdujo en Nueva Zelanda hasta el año 1904; fue ahí donde le otorgaron este nombre, seguramente por la similitud con el ave kiwi. ¿Los más ricos? Los que tenemos en la casa de mi aldea en la profunda Galicia 🖖😬😝 (¡sí! aparentemente el clima y tierra en Galicia le van de mil maravillas). Sin embargo mi propuesta no tiene nada de chino, ni de italiano, ni de neozelandés, ni de oriental y menos de gallego. Es rusa.

La culpa la tiene la serie “Chef’s table” de Netflix, que centra cada capítulo en un chef internacional; huelga decir que tras cada uno de ellos te dan ganas de ir al aeropuerto y pillarte el primer avión que te lleve a su restaurante. En la tercera temporada dedicaron uno al chef ruso Vladimir Mukhin, que está rescatando la cocina tradicional de su país en el White Rabbit (Moscú). Lo cierto es que la gastronomía de aquella zona nunca me llamó demasiado la atención (caviar no cuenta) hasta esa sucesión de exquisiteces en pantalla, que me hicieron cambiar mi opinión y doy fe que, si en algún momento hago un viaje por esos lares, intentaré reservar mesa. Entre plato y plato mencionó este postre, receta que él había rescatado de su abuela y muy popular en Rusia. La miel fue el primer endulzante en esa zona, hecho que sumado a sus propiedades medicinales la convirtieron en un habitual del recetario popular y hasta da nombre a una de las festividades cristiano-paganas de agosto “Honey Savior” o “Medoviy Spas”. Me encanta la miel y me llamó la atención el empleo de la crema agria en repostería, por lo que dejé la idea aparcada en mi cabecita. Hasta que se eligió el ingrediente de abril y pensé que la combinación kiwi-miel-crema agria iría a las mil maravillas. 🍯+🥝+🥛=🔝

Y colorín colorado, este cuento se ha terminado. Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 😃

Próximamente publicaré la mermelada de kiwi y las tartaletas de kiwi que salieron de mi cocina durante los experimentos varios que realicé. Mientras, podéis pasaros por las recetas de mis compañeros de blog, seguro que sus propuestas son geniales:

INGREDIENTES:
1.- Para las galletas de miel (proporciones para unas 15 galletas de 8cm de diámetro, si quisiéramos una tarta grande habría que multiplicar las cantidades por 3):

  • 1 taza de harina de trigo
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas soperas de miel de abejas
  • 1/6 de azúcar
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • Una cucharadita de levadura Royal

2.-Para el relleno 

  • 120 gramos de crema agria (sour cream). Se puede sustituir por nata normal o mezclar de los dos tipos
  • Kiwi fresco pelado y fileteado finito. También valoré sustituir kiwi fresco por mermelada de kiwi (receta en otro post) pero preferí optar por el sabor ácido para contrastar con la miel
  • Azúcar en polvo, leche condensada o dulce de leche (opcional).
  • Fresas o frutos del bosque para decorar (opcional)

PREPARACIÓN:
1.- Para las galletas de miel :

  1. Precalentienta el horno a 175ºC y prepara la fuente de horno cubriéndola con papel de aluminio (o de hornear) y enharinar.
  2. Verte en un bol de metal el azúcar, mantequilla y miel.
  3. Lleva a baño María y sin parar de remover espera hasta que derrita todo y se forme un líquido homogéneo.
  4. Retira del fuego y agrega el huevo, batiendo muy enérgicamente para que no se nos cuaje.
  5. Finalmente añade la harina tamizada y la levadura. Mezcla bien, obtendremos una masa bastante espesa y de color dorado. 
  6. Introduce en la nevera unos 10 minutos para que sea más fácil de trabajar.
  7. A continuación saca la masa de la nevera y divídela en bolitas pequeñas, que extenderemos sucesivamente sobre la superficie enharinada con el rodillo, hasta obtener una masa de unos 2 mm más o menos.
  8. Corta la masa con cortador de galletas o en circunferencias más grandes caso de querer una tarta familiar. Ve colocándolas sobre la placa de horno.
  9. Hornear unos 5-8 minutos por ambos lados, deberemos obtener unas galletas de color dorado. ¡Ojo en este paso porque se tuestan de más en un periquete!
  10. Caso de optar por tarta más grande, posiblemente no te quepan todos los recortes en una sola tanda. Dado que el horneado es muy rápido ve introduciéndolas sucesivamente y mientras se cuecen unas puedes ir extendiendo las siguientes, para aprovechar el tiempo.
  11. Prepara también los recortes que nos hayan sobrado, los usaremos para recubrir la tarta al final.
  12. Una vez listas retira del horno, deja enfriar en rejilla y reserva. Se pueden preparar con 1-2 días de antelación y comer solas, ¡están deliciosas con el café!

2.-Para el relleno

  1. La receta original mezcla la crema agria con algún endulzante, paso que me salté porque no me gustan los postres demasiado dulces. Caso de optar por ello, mezcla la crema con el azúcar, leche condensada o dulce de leche.

3.-Para el montaje de la tarta

  1. Dispón una galleta, cubre con crema y coloca encima trocitos de kiwi. Cubre con otra galleta y repite este paso con todos los niveles que queramos, para terminar con una galleta. Dado que éstas eran mini tartas y además tenían fruta usé 5 galletas, pero las recetas originales rondan los 8-15 niveles. 
  2. Recubre todo con crema agria, tapa e introduce en nevera durante una noche.
  3. Tritura los recortes hasta obtener una harina de galleta y reserva.
  4. Al día siguiente saca de nevera la tarta, veremos que se ablandaron las galletas con la crema.
  5. Con la ayuda de una espátula reparte bien por los laterales la crema agria que seguramente se quedó en la base de la tarta y espolvorea con la harina de galleta toda la superficie.
  6. Decora con fruta fresca (las fresas y frutos del bosque le van de rechupete) y sirve.

Es absolutamente delicioso, en serio. Creedme que no miento.

Y ya está, listo calisto, ¡buen provecho! 😋

 

Anuncios

22 comentarios en “Juego de Blogueros 2.0.: Medovik free-style (pastel ruso de miel con kiwi)

  1. ¡Me encanta! La verdad es que la preparación original no me suena de nada, pero me has picado la curiosidad con esa serie de Netflix, me la apunto.

    Por otra parte, es cierto, ¿qué pasa con los kiwis en Galicia que se dan como si no hubiera un mañana? Si conoces a alguien que los haya plantado, tienes asegurada la provisión de kiwis hasta aburrir, jajajaja, es una cosa digna de estudio.

  2. Si te quedaste igual de impresionada con la receta al verla en la serie como yo ahora al verla aquí, entonces sentiste amor a primera vista.
    Qué cosa más rica y qué vistosa. Me encanta ese aspecto rústico pero tremendamente especial.
    Definitivamente habrá que explorar un poco la gastronomía rusa.
    Besos y muchas gracias por tu delicioso aporte.

    1. Gracias Monica por pasarte y comentar! 😊 En la serie le dan el toque sentimentaloide, eso ayuda, pero para quien le gusten las tartas capeadas y la nata agria…Lo más 😊

  3. Vaya, es el dulce masa raro que he visto hasta la fecha, y es que la cocina rusa y su repostería me son totalmente ajenas. El corte tiene muy buena pinta y con esas galletas caseras seguro que te ha quedado muy rico. Un beso!!

    1. Diferente es, desde luego, y creo que por eso me llamo tanto la atención y decidí probarlo en casa 😊 Sí, es más interesante esa gastronomía de lo que pensaba, tendré que husmear algo más 😃 Gracias por pasarte y comentar

  4. No conocia esta receta. Me parece que debe de estar buenisisma!!! Felicidades por mostrarnos recetas diferentes!!! Me encanta 😍

  5. Silvia llego y te leo y primero te digo que tengo que continuar viendo esa serie porque es buenísima, ahora mismo quiero ver el capítulo de ese chef. Este postre tan rústico de verdad que parece de esos postres de nuestras abuelas, con magia con un no se qué tan rico que solo dan ganas de probar, me llama la atención que lleve crema agria y me parece rico, rico todito. Una elaboración deliciosa.
    Un beso

    1. Muchas gracias! La crema agria es lo más, si te gustan esos sabores el postre te va a encantar. Para los no tan dulceros como yo, así sin nada, pero algo de miel o mermelada aceptaría. Me cuentas si un día la pruebas! 😊 Gracias por pasarte

  6. Jejeje! Bueno, pues a pesar de mi poca -por no decir nula- admiración hacia el kiwi, he de confesar que tu propuesta me ha robado el corazón 😉 Por estas tierras también se plantaron muchos kiwis -que ahora en plena etno-fusión se llaman “de caserío”-, pero ni así, no hay manera de que me reconcilie con ellos. Tal vez, si probara esta delicia… 😉 Enhorabuena y muchas gracias por compartir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s