Una de recuerdos de mediterráneo: Manjar blanco (versión almendra)

Hace algo más de un año viajamos a Menorca, paseo que recomiendo a todo aquel que necesite imperiosamente un retiro de naturaleza, mediterráneo y descanso. Además de recorrer una isla maravillosa y unas calas de las que todavía no entiendo porqué me fui (estoy por hacerme hippie a tiempo completo y montar chiringuito “in da paradise”), descubrí una gastronomía deliciosa. Regresé con unas cuantas recetas pendientes de probar en casa y la primera de ellas es un postre que me sorprendió muy gratamente, el manjar blanco (“menjar blanc”).

Esta preparación típica de las Islas Baleares y Cataluña es antiquísima. Versiones parecidas ya se encuentran, aunque con otras denominaciones, en recetarios del siglo II A.C. y en la Edad Media comienza a aparecer la mención propiamente dicha de manjar blanco. Al principio consistía en una especie de sopa a la que mezclaban incluso caldos de carnes o verduras, pero donde ya aparecían como ingredientes fijos la leche de almendras y un espesante. El postre tal y como lo conocemos nace en la cocina medieval adaptado a la Cuaresma, una especie de crema catalana sin huevos y donde se sustituye la leche de vaca por la de almendras. En la actualidad encontramos las versiones con leche de vaca y de almendra, ambas deliciosas.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂


INGREDIENTES

1 litro de agua
1 trozo de canela en rama
Corteza de 1 limón
200 gramos de almendra molida
100 gramos de azúcar
100 gramos de Maizena
1 pizca de sal

ELABORACIÓN

Dejar infusionar durante unos 5 minutos en un cazo el agua, el azúcar, la rama de canela y la piel de limón, a fuego medio y sin que llegue a hervir

Colar esta infusión, añadir las almendras picadas y dejar reposar toda la noche.

Al día siguiente pasar esta mezcla por un chino o una gasa intentando extraer toda la sustancia de las almendras. Añadir la fécula de maíz y la sal.

Llevar a ebullición (fuego medio) sin parar de remover hasta que espese, ¡ojo con que no se nos pegue!

Una vez obtengamos la consistencia de una crema apagar el fuego y verterlo en cuencos individuales (o el recipiente escogido), dejar enfriar y finalmente guardar en la nevera.

Descubrí que está más rico transcurridos un par de días (siempre en nevera), y delicioso si acompañado con un poco de mermelada de mango o miel.

Y ya está, ¡listo calisto! Buen provecho 😀

Anuncios

2 comentarios en “Una de recuerdos de mediterráneo: Manjar blanco (versión almendra)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s