Crumble de zanahoria

Adoro el Crumble por encima de (casi) todas las cosas y encontrármelo en una carta de postres me genera un estado de gozo solo comparable a cuando leo que se ofrece un pie de manzana. Lo probé por primera vez en una cafetería de Toronto hace unos años, cuando mi amiga y yo nos cobijamos del frío absurdo del exterior (era finales de diciembre, echad cuentas de la temperatura a la que caminábamos). Crumble de manzana y canela con un té bien calentito, exquisito. Para quien, como yo, sean amantes de las frutas en todas sus combinaciones, un crumble bien preparado es una autopista a la felicidad: una buena combinación de una o más frutas, especias, punto de dulzor y corteza crujiente, ¿qué más se puede pedir?

En casa lo he preparado en varias ocasiones, especialmente cuando contamos con invitados veganos; incluso un día me aventuré con una versión salada de tofu (se comió antes de que pudiera sacarle foto). Debido al excedente de zanahoria que tenía en casa por el reto de Juego de Blogueros 2.0. de mayo se me ocurrió probar una versión diferente a las habituales de manzana, frutos rojos o pera. El resultado fue…Realmente increíble, me lo zampé de una sentada y de hecho hasta valoré presentarlo al reto.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

Processed with MOLDIV
Processed with MOLDIV
INGREDIENTES
1.- Para la corteza crujiente:

  • Avena en hojuelas
  • Almendra molida
  • Mantequilla o aceite de coco
  • Coco rallado
  • Panela
  • Canela molida

2.- Para la base de zanahoria

  • 1,5 zanahoria rallada muy fina
  • 1 cucharadita de café de canela molida
  • 2 clavos de olor
  • 1 cardamomo
  • ¼ cucharadita de café de pimienta de Jamaica
  • 1 cucharadita de café de miel de abeja
  • ¼ cucharadita de café de panela
  • 1 cucharadita de café de extracto de almendra
  • 1 chorretín de Grand Marnier
  • 1 puñado de uvas pasas
  • 1 puñado de uchuvas (o pera o manzana peladas y troceadas)

PREPARACIÓN:
1.- Para la corteza crujiente:

  • Echad todos los ingredientes en un bol y trabajadlos con la mano hasta que estén bien incorporados. Corregid, caso de ser necesario, la cantidad de sólido (avena&almendra) o de grasa hasta lograr una masa que pueda desgranarse formando bolitas.
  • Si no vamos a usarlo inmediatamente cubrir bien con papel de plástico e introducir en nevera. Dura varios días y caso de que nos sobre puede congelarse varias semanas sin problemas.

2.- Para la base de zanahoria

  • Precalentad el horno a 180ºC.
  • Picad bien en un mortero el clavo de olor y cardamomo (encontrárselos en un bocado no es tan agradable).
  • Mezclad todos los ingredientes en un bol y vertedlos en un cuenco de cerámica, de soufflé o, como yo, en una cazuelita tipo “Le Petit Creuset”. Deberá llegar hasta casi el borde del bol, por lo que calculad el tamaño del mismo en función de la cantidad de zanahoria que vayáis a usar.
  • Cubridlo completamente con la masa de corteza de manera que tengamos unos 0,5-1 cm de corteza.
  • Introducid en el horno durante 45 min-1,5 horas aproximadamente, hasta que la corteza esté bien doradita.
  • Retirad del horno y servidlo calentito, solo o con una bola de helado.
  • Se pueden preparar con antelación y conservar en nevera, solo deberemos calentarlos en el horno antes de servir 😉

Y ya está, listo calisto, ¡buen provecho! 😀

Anuncios

3 comentarios en “Crumble de zanahoria

    1. ¡Gracias Carmen! Realmente fue un experimento delicioso y yo desde luego que lo voy a volver a preparar, se suponía que era para dos personas y me lo zampé yo sola de lo que me gustó 😛 ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s