Pan de ajo y aceite

Francamente, no sé por qué razón me demoro tanto en volver a hornear mi propio pan: está más rico, es más barato, sé exactamente qué ingredientes lleva y la calidad de los mismo y encima ¡imaginación al poder!, puedo echarle lo que me entre en gana, cual alquimista marujil. En esta ocasión experimenté con unos panecillos de ajo, receta que me saqué de la manga tras husmear un poco por internet. Por cierto, no sé muy bien si esta historia es cierta pero leí la teoría de que el precursor del pan de ajo podría datar del 500 A.C. o incluso antes, cuando los soldados persas usaban sus armaduras para hornear delgados panes sobre los cuales añadían varios ingredientes, entre los cuales el ajo. Sea como fuere hoy en día estos panes están tan extendidos que se pueden encontrar en prácticamente todas partes. Y colorín colorado, este cuento se ha terminado.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

Processed with MOLDIV
Processed with MOLDIV
INGREDIENTES:
1.- Para el pan

  • Mezcla de harinas: espelta, centeno y trigo integral en unas proporciones 10-60-30 (unos 300 gramos)
  • 50 ml de leche
  • Levadura de pan
  • 1 huevo
  • Sal marina
  • Azúcar moreno
  • Aceite de oliva virgen (unos 100 ml)
  • Semillas de chía
  • Semillas de sésamo
  • 2 cucharadas de harina de maíz.

2.- Para el aceite de ajo

  • Tres dientes de ajo machacados
  • Unos 100 ml de aceite
  • Jugo de un limón
  • Un poco de pimienta cayena
  • Un poco de orégano

PREPARACIÓN:
1.- Aceite de ajo
El aceite de ajo se puede preparar con antelación; no escatimes con la cantidad porque si sobra lo podrás usar para aliñar cualquier cosa, ¡está delicioso!
Mezclar todos los ingredientes en un tarro de vidrio, agitar bien y dejar reposar al menos 1 hora en un lugar fresco y seco.

2.- Pan
Paso 1:

  1. Templar un poco de agua, verter en un vaso y diluir la levadura; dejar reposar unos 10 minutos, hasta que salgan burbujas.
  2. Mezclar en un bol con un poco de harina y dejar reposar lejos de corrientes y a temperatura templada (unos 25ºC) durante unos 30 minutos. Si estás en un clima o casa fría, como yo, puedes precalentar levemente el horno, apagarlo y dejarlo reposar ahí.

Paso 2:

  1. En un bol disponer 3/4 de la harina en forma de volcán y echar en medio la leche, que habremos templado un poquito, y la harina levada. Mezclar con la mano.
  2. Añadir el huevo, sal, azúcar, un poco de aceite y seguir mezclando.
  3. Una vez esté todo bien incorporado verter sobre la superficie de trabajo, enharinada, y empezar a amasar como indico aquí. Añadir poco a poco aceite de oliva (directamente a la masa) y harina (sobre la superficie de trabajo), conforme vayamos sintiendo que la masa la requiere.
  4. Una vez esté bien amasada (unos 20 minutos) añadir las semillas, darle unos toques más y dejar reposar lejos de corrientes y a temperatura templada (unos 25ºC) durante unas dos horas o hasta que doble el tamaño.

Paso 3:

  1. Preparar el molde de hornear: forrar con papel de hornear o de aluminio y engrasar con aceite de ajo. Espolvorear un poco de la harina de maíz.
  2. Una vez la masa haya doblado el volumen verter nuevamente sobre la superficie de trabajo y aplastar con las manos para que salga el aire.
  3. Cortar trocitos de masa, un poco más pequeños de lo que queramos que sean los panecillos porque en el segundo levado crecerán un poco más.
  4. Amasar un poquito cada uno de ellos, darles forma redondeada y disponerlos sobre la placa de hornear. Volver a dejar reposar en un segundo levado unos 30 minutos – 1 hora lejos de corrientes y a temperatura templada.

Paso 4:

  1. Precalentar el horno a 180ºC, engrasar la superficie de los panecillos con pan de ajo y hornear calentando solo por la parte baja durante unos 45 minutos o hasta que el pan esté dorado y bien cocido. Si queremos podríamos darle un toque de horno por arriba para dorarlos un poco pero ¡ojo! con no quemar el ajo. Se le podría añadir un poco más de aceite de ajo a media cocción si lo deseáramos.
  2. Retirar del horno, disponer sobre una rejilla para que enfríen y consumir templados, así enteritos, o cortados por la mitad y tostados. Están de muerte solos, rellenos, acompañados de queso…¡Mmmmm!

Y ya está, listo calisto, ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

6 comentarios en “Pan de ajo y aceite

  1. Me encantan los panes de ajo tostados y con un chorrito de aceite de oliva. Cuando era pequeña siempre los traía mi padre a casa y nos poníamos ciegos los dos.
    Nunca los he preparado en casa, pero me encantaría poder hacerlos. Así que me llevo tu receta 🙂
    Besos.

    1. Yo tampoco me había animado nunca hasta ahora; me encanta todo lo que lleve pan-aceite-ajo así que estaba tardando. No sé si estarán tan ricos como los que te traía tu padre pero…aquí tienes algo con lo que trabajar 😊 Muchas gracias por tu comentario Carmen, un abrazo!

  2. No conocía la anécdota de lo de las armaduras. Muy interesante!
    Lo de hornear tu propio pan, a mi me pasa igual. Pero es que si tuviera todo el tiempo del mundo para cocinar, quizá lo haría más a menudo, pero entre trabajo, trabajo, blog, y una pizca de vida social, al final queda poco tiempo, y cuando hay tiempo, me viene la pereza…mal, mal…a ver si con esta receta me pongo las pilas, porque tiene una pinta deliciosa.
    Un abrazo

    1. ¡Totalmente de acuerdo! Pero anímate a prepararla, así sea para invitar a amigos a casa, degustar pan casero siempre tiene un plus 😉 Gracias por tu comentario, ¡un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s