Un desayuno (deluxe): tortas de piña

Con motivo del Juego de Blogueros 2.0. para el mes de marzo tuve que sacarme de la manga una receta con piña. Consecuencia de un mes bastante movido laboralmente y lleno de viajes de todo tipo no tuve tiempo para ninguna genialidad, y de hecho todo el proceso creativo se redujo a un única día muy activo. De mi laboratorio piñíscolo salió más de una receta que me apunté por su simplicidad, sabor y adaptación a una vida “con maletas y a lo loco“; este desayuno es una de ellas y lo propongo como una excelente y saludable opción de desayuno de fin de semana o para aquellos días en que despertamos con ánimo y pasito de “me encanta la vida”.

De la importancia de no saltarse el desayuno se han llenado muchas páginas, que resumido en pocas palabras: tras el descanso nocturno los niveles de glucosa en la sangre son muy bajos por lo que necesitamos darle a nuestro organismo un aporte de energía que permita un correcto funcionamiento y respuesta de nuestro cerebro y músculos. Además está demostrado que las personas que ingieren un desayuno completo y equilibrado a diario tienen una menor tendencia al sobrepeso. Punto.

Yo personalmente no me lo salto, lo necesito como Smigol su teshooooroooo, pero sí es cierto que debido a las prisas, horarios ajustados y madrugones de las mañanas no solemos dedicarle demasiada atención a la primera comida del día, más bien todo lo contrario: algo veloz engullido en segundos y en ocasiones a la carrera. A mí lo que me gusta es sentarme con todo el tiempo del mundo a contemplar mi alrededor, pensar en todo y en nada, leer un libro mientras mi gato intenta robarme la papaya de mi plato o mantener una larga conversación mientras me tomo mi primer café. Realmente la principal razón de ser de los fines de semana o las vacaciones debería ser esa (y una vez desayunados y dichosos, todas las demás). Esta receta encaja a la perfección en este esquema ideal por lo que recomiendo prepararla en poco tiempo pero disfrutarla con mucha calma, paz y alegría.

Dicho esto, aquí va esta súper idea para iniciar el día a lo grande, ¡espero que os guste! 🙂

IMG_5247

INGREDIENTES
Una rodaja de piña fresca sin piel
6 gramos de panela o azúcar moreno
1 chorro de cerveza o jugo de naranja
4 cucharaditas de café de avena en hojuelas
1 cucharadita de café de quinoa en polvo instantánea
2 cucharaditas de café de coco rallado
½ cucharadita de café de levadura royal
½ cucharadita de café de canela molida
2 claras de huevo
NOTA: Usaremos un recipiente que pueda calentarse al fuego y después introducirse al horno; hay sartenes (antiadherentes o no) a las que se les puede sacar el mango de plástico y son perfectas.

PREPARACIÓN
Precalentar el horno a 180ºC.

Trocear la piña y dorarla a fuego bajo con la cerveza o el jugo de naranja hasta que se evapore el líquido y empiece a caramelizarse (ojo porque entre el tostado rico y sabroso al churrascado lotirotodoalabasura hay segundos de diferencia). Llegado a este punto apagar y reservar.

Echar los demás ingredientes en un vaso de batidora eléctrica: claras de huevo, canela, levadura, coco, avena y azúcar. Triturar y cubrir la piña con esta mezcla.

Introducir inmediatamente al horno hasta que se eleve ligeramente y tueste por la superficie; es un proceso rápido y no llevará más de 15 minutos. No obstante lo anterior, y dado que cada horno es un Universo, por si acaso pinchar con un tenedor transcurrido este tiempo para asegurarnos que está bien cocidito por dentro.

Mientras se hornea podremos seguir preparando nuestro desayuno, ¿con qué lo podríamos acompañar? Un zumo detox (apio, jengibre, zanahoria), té o café, un mini bol de yogur griego con fruta y/o mermelada de naranja casera.

Espero que os guste, ¡feliz día!

Anuncios

9 comentarios en “Un desayuno (deluxe): tortas de piña

    1. A mi gato le tengo que poner un plato de papaya cada mañana para evitar que se coma la mía, supongo que es lo que tiene ser gato colombiano, jajaja 😉 Gracias por tu comentario, ¡estaban buenísimas!

  1. ¡Ala! Las había visto de plátano, pero de piña no!! Me ha encantado la idea.
    Yo con el desayuno tengo una relación rara…Día de trabajo…se me olvida desayunar…como mucho…un té… Día de vacaciones o viaje, me desayuno una vaca y media, me encanta desayunar huevo, o tortitas, tostadas con jamón… Así que lo hago fatal la mayoría de los días, y mejor cuando estoy tranquilita, jejeje.
    Me ha hecho mucha gracia lo de Smeagol, jijijij
    ¡Beso!

    1. Con plátano está muy rico también, pero la verdad es que es una fruta que no consumo tanto; con otras como manzana, mango, piña, melocotón, arándanos tengo más experiencia y está de muerte 🙂 Aunque vayas volando por las mañanas si te apetece prueba a hacer una versión express solo con avena, claras de huevo, fruta y canela, todo triturado y a la sartén con un poco de aceite. Se hace volando y ya verás qué bien sienta 😉 ¡Gracias por tu comentario!

  2. Que buena pinta tienen esas tortas de piña. ideales para tomas en el jardín y en familia, con toda la tranquilidad del mundo. Como bien dices, es lo mejor del fin de semana.
    Biquiños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s