Para un día semi detox…¡¡una ronda de ensaladita de alcachofas!!

Adoro, amo, quiero, venero a las alcachofas, tanto que por lo general me repirran hasta de la manera más sencilla, cociditas en agua con un chorretín de aceite, sin adornos ni florituras, y hasta me bebo el agua de su cocción a lo abuelita. Son además de estos alimentos que a cada bocado uno siente que se le está aportándo salud al cuerpo, como máquinas de desintoxicación que son (esto era especialmente importante en los años locos de demasiadas juergas hasta el amanecer 😉 ). Hoy no tenía esta necesidad imperiosa de limpiar mi organismo pero como no son necesarias demasiadas las excusas para prepararlas acabaron siendo las protas de esta deliciosa ensaladita.

Esta maravillosa medicina natural es hepato-protector, favorece a la digestión de las grasas, estreñimientos, problemas hepáticos, retenciones de líquido y diabetes, entre otros. Es un derivado de un cardo procedente del Noreste de África y muy popular en las culturas egipcias, griega y romana, tanto que hasta un mito griego nos describe el “origen divino” de esta sanísima verdura del cual os plasmo el informe ejecutivo: Zeus se enamora de la fermosérrima doncella Cynara, por lo que la convierte en diosa y se la lleva al Monte Olimpo. No se sabe si Cynara aprueba demasiado esta conducta, pero el caso es que echa de menos a su familia y se escapa a la tierra para visitarles. Zeus, en un arranque de furia, decepción (nota de la autora: y una actitud bastante machista para mi punto de ver…) la convierte en la primera alcachofa y de ahí su nombre científico Cynara. Divina o no, se extendió por todo el Mediterráneo y la mejora de su cultivo en Italia y España dio lugar a lo que actualmente conocemos y consumimos como alcachofa, menos amarga que el original. A América llega gracias a los franceses (Luisiana) y españoles (California).

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

EnsaladaAlcachofas

INGREDIENTES:
Un par de alcachofas
Tomates cereza bien lavados
Dátiles (mejor que tengan hueso dado que son más tiernos y sin azúcares añadidos, que ya tienen azúcares de sobra)
Cilantro fresco
Aceitunas negras
1/4 aguacate
Sal, pimienta negra molida
Una hoja de laurel
1 medida de aceto balsámico
2 medidas de aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:
Limpiar las alcachofas: retirar las hojas superficiales más duras, cortarles la punta, cortar el extremo del rabito y retirarle la piel más superficial y dura. Lavar bien, cortarlas en cuatro trozos longitudinalmente y cocer en agua salada con la hoja de laurel hasta que la alcachofa esté bien tierna.

En un bol mezclar la alcachofa, los tomates cortados por la mitad, las aceitunas picaditas, el aguacate en cubitos, los dátiles cortados en 2 o 3 trozos, el cilantro bien picadito y aliñar con una vinagreta de aceite, aceto balsámico, sal y pimienta negra. Remover bien y consumir inmediantamente o mejor tras una media hora, para que todos los sabores se homogeneicen bien.

Y ya está, listo calisto, ¡buen provecho! 😀

Anuncios

Un comentario en “Para un día semi detox…¡¡una ronda de ensaladita de alcachofas!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s