De antiguos despropósitos y de una endivia (que no envidia) al horno

Entre mis buenos propósitos de Navidades -no ya del año que ya está más que entradito- estaban: no al sedentarismo y seguir entrenando un poco, comer deliciosamente rico pero sin excederme -en la medida en la que una se puede comedir :P- y seguir con el blog. Los dos primeros los cumplí, pero en este último el fracaso fue rotundo. Así las cosas, y dado que no actualicé mi página con comidas pantagruélicas, estreno el 2015 con otras menos copiosas y que nos ayudarán a retomar la normalidad. Hacía ya tiempo que me apetecía consumir endivia, y una vez concluida la temporada “atracón diciembre 2014” me viene al pelo.

Esta maravilla de la huerta es una bendición tras una temporada de excesos. Es muy rica en fibra (tránsito intestinal) y mucílagos (protege su mucosa), y sus propiedades diuréticas favorecen la eliminación de los líquidos corporales. Tiene un sabor ligeramente amargo, que si no nos agrada puede compensarse con ingredientes algo más dulces; que esto no nos eche atrás porque precisamente ese amargor es síntoma de presencia de sustancias antiiflamatorias (lactucina y cumarina). Es muy rica en agua y muy ligera, y por tanto una perfecta y sanísima base de una buena ensalada o acompañamiento caliente.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

EndiviaManzana

INGREDIENTES (para dos personas):

Tres endivias bien lavadas y cortadas a lo largo en cuatro
Una manzana reineta o roja.
Una cucharada de ron u otro licor que case con la manzana
Un poco de pimienta de jamaica molida (opcional)
Pimienta negra molida
Un par de cucharaditas de café de azúcar moreno de caña
Sal, aceite de oliva virgen
Un puñadito de nueces cortadas en pedacitos pequeños
Un chorretín de aceto balsamico

MENAJE:

Una placa de horno
Un bol pequeño
Un cuchillo verdulero
Una cucharada sopera
Una cucharadita de café
Un plato para presentar

PREPARACIÓN:

Encender el horno a 170ºC.

Lavar bien la manzana, pelarla y cortarla en gajos no muy gruesos. Mezclarla con el licor y la pimienta de jamaica.

Engrasar la placa de horno con un poco de aceite de oliva y disponer los cuartos de endivia. Salpimentarlos, espolvorear el azúcar de caña por encima.

Disponer encima los gajos de manzana, regar todo con el licor de maceración que hubiera podido sobrar.

Regar todo con un chorretín de aceite de oliva virgen e introducir en el horno unos 25 minutos.

Controlar el punto de cocción: la endivia deberá estar tierna y la manzana deberá estar cocida, mas no deshecha.

Cuando esté listo retirar del horno, rápidamente emplatar, rociar con aceto balsamico y espolvorear con las nueces.

Y ya está, listo calisto, ¡buen provecho! 😀

Anuncios

2 comentarios en “De antiguos despropósitos y de una endivia (que no envidia) al horno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s