Sopa de nopal salvavidas

Ando estos días bastante pachucha del estómago 😦 , lo cual es pésimo para mi actividad culinaria y bloguera. “Sopas de parida” a tutiplén, pollo cocido en agua, compotas de manzana…monomenú aburridísimo hasta para mi. Pero de vez en cuando surgen maravillas como ésta, resultado de un flechazo al ver un nopal. “Esto es lo que necesito” debió pensar mi subconsciente, que se tiró desenfrenadamente a él. La sopa resultante fue la gloria para mi pobre estomaguito y aunque está un poco limitada geográficamente animo a todo el que tenga esta penca disponible que lo pruebe.

El nopal, que para mi no es más que un cactus bastante rico y súper saludable, tiene un especial significado en México, donde aparece hasta en su escudo nacional. Según la mitología azteca, bastante antes de que llegáramos al Nuevo Continente el pueblo azteca anduvo a la búsqueda de un territorio donde fundar su reino; la señal esperada con la ubicación exacta del lugar era un águila posada sobre un nopal devorando una serpiente. Ésta llegó en el lago de Texcoco, dando lugar a su imperio Tenochtitlan (“te, piedra y nochtli”, nopal). Ellos lo usaban para muchos usos medicinales, empleando jugo, pulpa, espinas, fruta y hasta las raíces. Hoy en día se sabe que es una buena fuente de fibra dietética (estreñimiento, hemorroides, retarda la absorción de nutrientes) y de calcio. Es además beneficioso en el tratamiento de la obesidad, diabetes, colesterol, cáncer y (ahí viene la mía, jeje) problemas digestivos y gastrointestinales (bendita intuición 😉 ).

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

SOpaNopal

INGREDIENTES:

Una penca de nopal fresco
Media cebolla blanca picada en dados pequeños
Un tomate y medio sin piel picado en dados pequeños
Un puñado de cilantro fresco finamente picadito (opcional)
La punta de una cucharadita de café de cúrcuma (opcional)
Sal, pimienta negra
Aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:

Lavar el nopal, pelarlo y cortarlo en tiras.

En una olla grande pochar con un poco de aceite de oliva la cebolla y la cúrcuma. Dar unas vueltas con cuchara de madera, y cuando veamos que empieza a perder el color de crudo añadir un tomate (reservar la otra mitad). Salpimentar y dejar que ambos ingredientes se rehoguen unos minutos a fuego medio-bajo.

Añadir las tiras de nopal, 1/3 del cilantro picado, mezclar con los otros ingredientes y cubrir con abundante agua. El nopal tarda unos 30 minutos en cocerse (incluso más tiempo) y su gelatina espesa mucho la sopa, por lo que es importante que haya bastante líquido.

Dejar cocer semitapado a fuego medio, e ir probando el punto de cocción del nopal. Una vez veamos que está tierno apagamos y servimos inmediatamente, mejor si decorado con el tomate picado y el cilantro que reservamos.

Y ya está, ¡listo calisto! Fácil y sanérrimo. ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s