Pan de Maíz sin glúten (o la salvación a una cadena de despistes…)

Esto no es solo una receta muy fácil y rica, es también un relato-terapia psicológica en la que me permitiréis que me desahogue un poquito. Hay días rutinarios, tranquilos, fáciles, llamémosles incluso aburridos, que comienzan, se desarrollan y terminan conforme a lo estipulado en el guión. Hay otros anárquicos, donde todo se pone patas arriba y uno no sabe muy bien el sentido de todo aquello ni hacia dónde lleva. Suelen ir acompañados de pensamientos trascendentalus desesperatus: “¿Será mi karma? ¿Una maldición que me persigue? ¿Un aprendizaje de vida que no entiendo muy bien? ¿La Luna Lunera? ¿Los Astros? ¿La entera Corte Celestial haciendo de las suyas?”, and so on. Hoy fue uno de esos días tragicómicos, colmadito de inoportunos, carreras, pérdidas de llaves, cerrajeros que acabaron desmontando la puerta y demás peculiaridades de la vida. Sea como fuere, hoy venían invitados a casa, necesitábamos pan, no pude ir a comprarlo y acabé horneando esta delicia salvavidas. Aunque el final parece muy aburrido os garantizo que el día fue todo menos monótono. (Colorín colorado, este cuento se ha terminado).

Tiene además la peculiaridad de que es sin gluten, que para quien no lo sepa es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales (trigo, avena, centeno, espelta y cebada), y que está muy ampliamente usada en la industria alimentaria como aditivo para dar viscosidad, espesor o volumen a una gran cantidad de productos. Está claro que todavía queda mucho por investigar en el sector nutrición, por lo que no voy a defender verdades absolutas ni achacarle al gluten el mal de todos los pecados originales. Sí es cierto que es bastante complicado de digerir, aún en las mejores circunstancias; si a esto se le añade que los alimentos genéticamente modificados (GMO) que consumimos a diario causan el debilitamiento general del tracto intestinal, y que el gluten está mucho más presente que antes en nuestra dieta, la aparición de una intolerancia al mismo no parece complicada y podría ser parte del porqué el número de intolerantes al gluten (celíacos) se ha incrementado de manera exponencial en los últimos años. Yo por si acaso prefiero no abusar de manera consciente.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

PandeMaiz

INGREDIENTES:

1 taza de harina de maíz (aprox. 130 g)
1 taza de harina  sin glúten. Si no tuviéramos vale harina de trigo.
1 taza y media de leche (o agua aromatizada con canela en rama y pimienta negra).
4 huevos
40 g de mantequilla
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de sal
Levadura química o levadura de panadero (ver indicaciones en el envase sobre la cantidad adecuada)
Goma Guar (ver indicaciones en el envase sobre la cantidad adecuada). Si en vez de harina sin glúten optáramos por harina de trigo, eliminar este ingrediente.

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 220ºC.

Mezclar en un recipiente las harinas previamente tamizadas con la sal, el azúcar, la levadura y la goma guar.

Batir aparte los huevos y mezclar bien con la leche (o el agua).

Incorporar esta mezcla a la harina removiendo suavemente con el batidor de varillas hasta que no queden grumos.

Derretir la mantequilla en el molde que vaya al horno (ideal un cuenco de hierro).

Añadir la masa y hornear de 25 a 30 minutos a 220º C.

Está deli acompañando una sopa de tomate calentita o con guacamole y queso fresco.

Y ya está, listo calisto, ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s