Duelo de titanes: mantequilla Vs Aceite de oliva (por el amor de una yuca)

Admito que la que escribe ni pinchó ni cortó en la preparación de estas dos yuquitas ricas y sabrosas, sino que fui una mera observadora del arte culinario del sous-chef del blog, quien lleva consumiéndola desde pequeñito y tiene mucho más que decir. Una yuca al mojo (aceite y ajo) versus yuca con mantequilla y cebolla, dos opciones de acompañamiento perfectas para un día deportivo. ¿Con cuál nos quedaríamos? The winner is…pregúntenle a la yuca, que nosotros las estamos zampando tan ricamente 😛

Esta raíz procedente de suramérica se convirtió hace unos 4.000 años en una de las primeras especies en ser cultivadas. Las referencias más antiguas acerca de su consumo se encuentran en las culturas peruana y maya; en esta última también se empleaba su nutritiva harina para hacer la torta de Casaba (que todavía se encuentra en supermermercados y está bien rica, por cierto). Los europeos que llegaron a América la siguieron cultivando y aprovechaban también su almidón para planchar la ropa. Curiosidades históricas, ya veis. Es normal que la yuca estuviera tan extendida dado que es una increíble fuente de calorías y de potasio, ideal para personas con un elevado gasto energético. Hay que tener mucho cuidado en consumirla bien cocida, dado que cruda es tóxica, y se recomienda combinarla con fuentes de proteína para equilibrar el almuerzo.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

Yuca

INGREDIENTES:

Yuca pelada, cortada en pedazos de unos 3 cm de grosor, cocida en agua con sal (tiene que quedar bien tierna).

1.- Para yuca al mojo:

Jugo de medio limón
Dos dientes de ajo pelados y muy picaditos
Un poco de cilantro fresco muy picadito
Una cucharada de aceite de oliva virgen

2.- Para la yuca con mantequilla:

Una cucharada de mantequilla
1/4 de cebolla en juliana fina
Un poco de cilantro fresco muy picadito

PREPARACIÓN:

1.- Para yuca al mojo:

El mojo se puede preparar con antelación: mezclar en un bol el jugo de limón, el ajo y el cilantro.

Disponer la yuca cocida (y mejor caliente) en el plato de servir y rociar con el mojo.

Calentar en una sartén el aceite, un poquito solo, y retirar cuando ya esté algo más que templado (no puede humear).

Rociar la yuca con el aceite y servir inmediatamente.

2.- Para la yuca con mantequilla:

Dorar en 1/3 de la mantequilla a fuego bajo la cebolla, y cuando ya esté con buen color añadir el resto de la mantequilla hasta que se derrita completamente; ¡ojo con no quemarla!

Disponer la yuca cocida (y mejor caliente) en el plato de servir, rociar con la mantequilla y cebolla, espolvorear con el cilantro y servir inmediatamente.

Fáciles, ¿verdad? Pues ea, a zampar que frío no está tan rico, ¡buen provecho! 😀

Anuncios

3 comentarios en “Duelo de titanes: mantequilla Vs Aceite de oliva (por el amor de una yuca)

  1. Mira la yuca yo la he comido dulce asi la preparamos en Mexico nunca la habia visto cosina asi como estas dos presentaciones me diste una buena idea para probarla diferente. Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s