I love aguacate, o de un desayuno de Reyes: barquito de aguacate y huevo

Mi amor desmedido por los aguacates no es una novedad y han estado presentes en mi nevera desde hace años. Me han acompañado pese a su precio no tan asequible en muchos países y los constantes comentarios de “no quiero aguacates porque engordan mucho”, que en algún momento de debilidad femenina podrían haber llevado a su definitivo aparcamiento neveril. Cuando viví en la hermosa Granada (España) tuve acceso a cantidades ingentes de ellos a buen precio gracias a la proximidad de la Costa tropical española, donde (llega el momento orgullo patrio) se cultivan frutos de altísima calidad que pensamos solo existen en tierras más tropicales como mangos, aguacates o chirimoyas. Ahora que vivo en Colombia puedo seguir llenando mi carrito de la compra de ellos sin pensar en un suicidio salarial y se han convertido en un casi día a día, lo que permite que uno vaya descubriendo nuevas posibilidades para su consumo y a cualquier hora del día: en tostadas para el desayuno, para picar, como parte del plato fuerte o como acompañamiento.

Hoy tocó como desayuno de Reyes con un co-protagonista: un huevo de mi aldea. Desayunar con huevos antes lo asociaba a English breakfast y a infarto seguro a los 23 años, pero al llegar a América descubrí no solo que es un común a diario, sino que además nadie infarta a mi alrededor por sobredosis letal de colesterol ni por huevitis desmedida. Realmente incorporar una buena fuente de proteína en la mañana (llamémosla huevo, jamón cocido, queso) es una excelente forma de suministrarle a tu organismo los aminoácidos, energía y hierro que necesita para hacer frente al día. A esas horas del día el metabolismo está dominado por hormonas que convierten las proteínas en energía y músculos, que junto con los procesos metabólicos resultantes de la ingesta de proteínas se traducen en en una disminución de los signos de fatiga, mejora del rendimiento intelectual, mantenimiento de la sensación de saciedad durante más tiempo, fortalecimiento del sistema inmune y aceleración de la Tasa Metabólica Basal. Indicado pues para mejorar nuestra salud y mantener la línea. (Espero haberos convencido 😉 )

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

AguacateHuevo

INGREDIENTES:

Medio aguacate (antes de dividirlo habremos lavado la piel)
Medio tomate sin piel a daditos pequeñísimos
Un huevo
Sal, pimienta negra
Una cucharadita de café de jugo de limón
Un poquito de jamón ibérico, fino y en tiras
Aceite de oliva para engrasar la bandeja del horno

PREPARACIÓN:

Precalentar el horno a 180ºC y engrasar con el aceite de oliva la bandeja de horno.

Retirar la pulpa del aguacate y disponerla en un bol. Reservar la piel.

Añadir el tomate, salpimentar, añadir el jugo de limón y trabajar con un tenedor para obtener una pasta pero con tropezones de tomate y de aguacate (no queremos una crema).

Rellenar la piel del aguacate con esta mezcla, procurando darle la forma de la pulpa original y dejando un hueco en el centro para el huevo. Disponer en la bandeja de horno.

Cascar el huevo y rellenar el aguacate en ese agujero, procurando que la clara cubra toda la pasta de aguacate y tomate. Salpicar con un poco de jamón y hornear 15 minutos a 180ºC.

Delicioso con un poquito de pan recién tostado, jugo de naranja y algo de fruta fresca para picar.

¡Buen desayuno y buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s