Ensalada de verano 1: quinoa, sandía y sardinas

Esta ensalada fresquita es una oda a las sobras en su versión “la vergüenza del gallego. Para quien no haya escuchado nunca esa expresión, “llámense a todas aquellas sobras que quedan en un plato cuando compartido en grupo, que nadie ataca para no parecer un depredador y por cortesía porque siempre hay varios que se quedan con ganas del último pedazo, y que están en cantidad suficientemente pequeña para no servir para nada: un cuarto de patata, media gamba, and so on.“. True story. Cuando al abrir la nevera te encuentras con esas pinceladas de algo que fueron platos quedan dos opciones: tirarlas a la basura (neiiiiin!) o ponerlas juntas y revueltas, a cascoporro, y que sea lo que la Corte Celestial quiera.

El toque de “no sobra” se lo dan las sardinas, enlatadas pero gallegas, y que increíblemente hacen un buen combo con el toque fresquito de la ensalada, la sandía. Decir que aunque el pescado fresco siempre es más aconsejable, en casos de ausencia sardinística o de emergencia la opción de una sardina enlatada no es un crímen para la salud, siempre y cuando la marca sea fiable y mejor si conservadas en aceite de oliva virgen. En principio el proceso de enlatado no daña la calidad de la proteína, y son una buena manera de suministrarnos el calcio de sus espinas. Las sardinas, como pescado azul, poseen un alto contenido en ácidos grasos Omega 3, que favorecen la circulación de la sangre. Nos proveen de vitaminas del Grupo B (aprovechamiento de nutrientes e intervienen en la formación de glóbulos rojos, entre otros), y las vitaminas liposolubles A D y E (mantenimiento y reparación de tejidos del cuerpo, desarrollo de sistema nervioso, crecimiento óseo, absorción del calcio). Contienen además fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y yodo.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

EnsaladaSardina

INGREDIENTES:

Sobra 1: Quinoa blanca cocida en agua con sal.
Sobra 2: Un poco de verduras cocidas en agua con sal: calabaza, cebolleta y calabacín.
Sandía cortada en daditos
Sardinas o sardinillas enlatadas en aceite de oliva virgen
Jugo de medio limón
Sal marina

PREPARACIÓN:

Mezclar en un bol la quinoa con las verduras cocidas, añadir los datidos de sandía y aliñar con el limón y la sal. Mezclar con las manos para no aplastar la sandía.

Emplatar y disponer encima las sardinas.

Y ya está, listo callista, ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s