Una de detox: ensalada con achicoria

Tras unas vacaciones forzosas retomo mi actividad en el blog con un acompañamiento perfecto para carnes rojas, cuyo protagonista es un alimento que adoro: la amarga achicoria.

Reconozco que los alimentos amargos en general son un “o los adoras o los odias hasta el infinito y más allá”. A mi personalmente me vuelven loca, y desde que empecé a informarme acerca de sus propiedades nutricionales ya se convirtieron en un “hit”. Además se les puede restar amargor con un aliño algo más dulzón, como un poquito de miel o dátil…Con esto no digo ná pero lo digo tó 😉

En lo que respecta a la achicoria, es un súper alimento que si podemos deberíamos introducir en nuestra dieta. Como buen amarguito estimula el metabolismo de los alimentos y por tanto la digestión (guerra a los gases y al estreñimiento) y ayuda a asimilar mejor las vitaminas liposolubles (A, E, D, K). Es un potente antioxidante (Vitamina A, Flavonoides, Vitamina C) y muy rica en fibra. Su alto contenido en agua (94%), potasio, calcio y magnesio y bajos niveles de sodio la convierten en un buen diurético y aliado en la eliminación de líquidos (sobrepeso, retención de líquidos, hipertensión). Casi nada, ¿eh?

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

Achicoria

INGREDIENTES:

Media achicoria roja, lavada y cortada en tiras finas
Media berenjena en rodajas de algo menos de medio centímetro de grosor
Una naranja cortada en daditos
Un puñado de nueces
Media zanahoria mediana cortada en rodajas finas
Dos dátiles picaditos
Una cucharada de sésamo tostado
Orégano
Sal, pimienta negra
1 medida de aceto balsámico
2 medidas de aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:

Lo ideal es dejar reposar las berenjenas ya cortadas con sal gorda durante aproximadamente media hora antes de cocinarla para que suelten ese líquido oscuro que le puede inferir amargor. De ser así, una vez transcurrido este tiempo lavarlas bien y secarlas con un trapo.

En una sartén antiadherente y con un chorrito de aceite sofreír las berenjenas. Luego sazonar con sal y un poco de orégano, taparlas y dejar que se cocinen a fuego bajo hasta que estén tiernas. Apagar y reservar.

Disponer la achicoria, naranja, berenjena, zanahoria, dátiles, sésamo y nueces en un bol. Salpimentar y aliñar con el aceite y el aceto. Mezclar cuidadosamente con movimientos envolventes para no no aplastar los ingredientes.

Y ya, listo calisto, ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

3 comentarios en “Una de detox: ensalada con achicoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s