Un desayuno express para diario: “gachas” de avena con mango

Desayuno, momento para tomar fuerzas y comenzar el día a lo grande y “por todo lo sano”. Pensé que aunque cada persona tiene su fórmula y sus rutinas matutinas (¿hay algo más rutinario que un desayuno?), siempre es bueno tomar ideas para ir variando menús y no aburrirnos. Éste suele ser mi desayuno de diario, el que me preparo aprisa y corriendo porque siempre hay cosas que hacer por la mañana.

Las gachas de avena cocida, “porridge” (para RU, Australia, Nueva Zelanda y Canadá) u “oatmeal” en EEUU vienen siendo consumidas desde el Neolítico. Forman parte de la comida tradicional del Centro, Norte de Europa y Rusia, donde las consumen dulces o enriquecidas con carnes, raíces, verduras, y en el caso de España ya existen referencias en recetarios de Al-Andalus. Es una forma muy fácil de consumir este cereal que, por otra parte, es sanísimo (y muy bajo en glúten). Sus altos niveles en Beta-glucano (fibra) la convierten en una aliada para las personas con niveles altos de colesterol, para reducir la presión arterial o para fortalecer nuestro sistema inmune, y la presencia de avenantramidas y selenio le confieren propiedades antioxidantes. En general resulta una ayuda para prevenir enfermedades cardiovasculares, síntomas del asma o para reparar el ADN. Al ser rica en hidratos de carbono de lenta asimilación nos permite sentirnos saciados durante más tiempo, y sus propiedades se ven potenciadas si es consumida con productos ricos en Vitamina C (¿hace un zumo de naranja mañanero?).

Sin más rollo ahí va mi desayuno express. ¡Espero que os guste! 🙂

DesayunoAvena

INGREDIENTES:

Avena precocida en hojuelas
Una porción de mango bien madurito. (Otras opciones: plátano dulce, manzana tipo reineta o pera)
Agua. (Otras opciones: leche de avena, leche de vaca semidesnatada, etc.)
Sirope de Agave (Otras opciones: sirope de arce, miel de abeja, panela, azúcar morena, etc.)
Canela en rama

PREPARACIÓN:

Poner el agua en una cacerola o sartén antiadherente y llevar al fuego. Añadir el resto de ingredientes y en último lugar la fruta cortada en daditos.

Una vez que comience a hervir bajar el fuego y dejar que cueza unos 15 minutos medio destapado (si se tapa del todo DOY FE que sobrepasará la cacerola y comenzaremos el día con una cocina-desastre).

Echarle un ojo de vez en cuando y remover con una cuchara de madera. Yo aprovecho la cocción para ir corriendo a la ducha. Truquitos de una…Para cuando regreso a la cocina ya están listas 😛

*CANTIDAD DE AGUA Y AVENA. Tomar como referencia las indicaciones del fabricante y ajustar a nuestro gusto según nos gusten más o menos espesas. Si están quedando demasiado líquidas siempre podemos destapar y dejar que deshidraten un poco. Pero hay que considerar que la avena suele espesar incluso una vez acabada la cocción.

Verterlas en un bol y regar con un poco de sirope de agave. Y listo calisto, acompañado con papaya y un buen zumo de naranja recién exprimido está de muerte. ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

4 comentarios en “Un desayuno express para diario: “gachas” de avena con mango

    1. ¡De nada! Es rápido sencillo y rico, lo mejor es que la avena es muy versátil y se puede combinar con muchas frutas diferentes, añadir frutos secos al final…

      Un abrazo y gracias por tu comentario 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s