Salmón al vapor y Cia para cuando no hay tiempo

Escenario habitual: cualquier día laboral. Hora del almuerzo. Aparecen los Correcaminos (mec mec) -mi novio y yo- para preparar algo de comer, zampar y escabullirse rápidamente a la oficina sin prácticamente haber tenido tiempo de pensar. Para estos días no sé si Dios, pero al menos un oriental inventó la cocción al vapor. ¡Eureka!, almuerzo en 20 minutos. Y lo que ganamos en tiempo se lo dedicamos a una buena conversación.

Por estos lares introdujimos el vapor muy recientemente (baños María, vaporeras eléctricas), en nuestra búsqueda de métodos de cocción más sanos, que preservaran las propiedades de los alimentos…y también evitar fritangas para mantenernos esbeltos y fermosos, claro. No obstante se lleva aplicando desde hace unos 5000 años en China, donde cocinaban en cestas de cáñamo o de bambú y en Oriente próximo para preparación del cous-cous. Con la cocción al vapor se alteran menos la estructura molecular de los alimentos y sus nutrientes, se obtienen unas texturas muy agradables al paladar y sabores muy sutiles. Ah, y como toque marujil, además son realmente rápidos de preparar y ensuciamos menos utensilios de cocina. Una ganga.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

SalmonVapor

INGREDIENTES:

1.- Para el salmón:

Una pieza de salmón muy fresco, mejor con piel para que quede más jugoso.
Una cucharadita de café de mermelada de mango
Dos cucharaditas de café de salsa de soja

PD.1.- El que preserve tanto el sabor puede ir en nuestra contra si la pieza de pescado no es extremadamente fresca. Si tenemos dudas acerca de la procedencia o siglo de extracción del mar, si fue congelado, etc., mejor abstenerse.

PD.2.- Si no tenemos salmón otros pescados que quedan muy ricos al vapor son la merluza o la lubina (= róbalo).

PD.3.- La salsita de mango y soja es totalmente opcional y yo la puse como una ayudita a la presentación. A diferencia de las verduras al vapor, cuyos colores se ven potenciados y están preciosas, el que adquiere el salmón no es tan vistoso. Manías artísticas…

2.-Para el acompañamiento:

Espinaca fresca
Un trozo de calabaza bien amarillita sin piel
Un poco de perejil rizado
Unas fresas
Media naranja
Una cucharadita de café de aceto balsámico
Una cucharadita de café de aceite de oliva virgen
Sal marina, pimienta negra

PREPARACIÓN:

AVISO A NAVEGANTES –COMO YO- QUE NO TENGAN UNA VAPORERA: puede valernos un colador o cualquier otro utensilio de cocina que tenga agujeros y que no sea plástico ni oxidable. Habrá que asegurarse que pueda mantenerse sobre una olla, taparse y que el agua no entre en contacto con el alimento. En mi caso tocó disponer una base de pizza (sí, tiene agujeros) sobre una olla y taparlo con la tapa. Muy casero y no es perfecto, pero sirvió 😉

Salar el pescado, lo ideal es una media hora antes de cocinarlo.

Lavar bien la espinaca; lavar y pelar la calabaza y cortarla en lascas.

Llevar agua a ebullición en una olla.Cuando rompa a hervir salar y echar la espinaca.

Colocar sobre esa misma olla la base de pizza (o la pieza que vayamos a utilizar como vaporera), disponer encima la pieza de pescado, las lascas de calabaza y tapar con una tapa, procurando que quede totalmente cerrado y que no se escape vapor por los bordes.

La cocción del pescado es súper rápida, en mi caso no tardó más de 10 minutos, por lo que habrá que vigilar el punto de cocción para que no se nos pase.

Mientras se cuecen el pescado y las verduras prepararemos la salsa del salmón y el aliño de la calabaza.

Para la salsa del salmón: mezclar en un bol la mermelada de mango con la salsa de soja.

Para el aliño de la calabaza: lavar bien las fresas y laminarlas. Lavar la naranja, cortarla en daditos y pelarla (al cortarla con la piel se deshace menos). Lavar el perejil y picarlo. Salpimentar y aliñar con una vinagreta preparada con el aceto balsámico y el aceite. Mezclar bien.

Cuando el pescado esté tierno y en el punto deseado apagar el fuego.

Rápidamente disponer el pescado en el centro de un plato. Añadir la calabaza al bol con las fresas, naranja y perejil y escurrir bien las espinacas.

Para emplatar: salmón al centro cubierto con un poco de salsa de mango y soja, espinacas a un lado, ensalada de calabaza al otro.

Y listo calisto, almuerzo express al canto. ¡Buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s