Encurtido de verduras (O un “Remedioparalosestragosdeausenciaculinaria”)

Vivan las vacaciones (¡VIVA!), pero cuando se regresa a la realidad una se da de morros contra una nevera que pide a gritos ayuda. Esto es: se juntaron en un mismo día un exceso de verduras, mi cantinela de “aquí no se tira naíta” y el recuerdo de que me habían dicho que los encurtidos son muy sanos. Así que me puse manos a la obra y el resultado fue un rapidísimo y riquísimo encurtido de verduritas en vinagre.

A posteriori se me dio por buscar acerca de los encurtidos, y por lo que leo hay menciones del uso del vinagre como conservante, condimento y como medicina desde bastante antes que yo naciera (Babilonia, Hipócrates o el escritor agronómico romano Columela, por mencionar unos poquitos). Sus características como conservantes se las confieren su contenido en ácido acético y bajo pH, que matan todo micro-bichito que se menee, y aunque la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria desmintió muchas de las propiedades beneficiosas atribuidas al vinagre (adelgazante, entre otras), razón por la cual prefiero no hablar de más, sí se sabe que facilitan el funcionamiento de la vesícula biliar y por tanto la digestión.

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

EncurtidoTodo

INGREDIENTES:

Una cebolla blanca
Un pimiento rojo
Una zanahoria
Vinagre de vino blanco
Sal marina
Unos granos de pimienta negra
Una hoja de laurel

NOTA-OJO: había exceso de verduras en mi nevera pero éstas estaban fresquitas y bien hermosas, para nada arrugaditas. En todos los procesos de desnaturalización los productos pierden parte de sus propiedades nutricionales, por lo que mejor emplearlos lo más frescos posible; la intención es que cuando lleguen a nuestro plato sean algo más que un conglomerado de células coloradas.

PREPARACIÓN:

Pelar la cebolla, lavarla bien y cortar en juliana.

Pelar la zanahoria, lavarla bien y cortar en rodajitas.

Limpiar de semillas el pimiento, lavar bien y cortar en tiras.

Salar todas las verduras.

En un tarro de vidrio, que habremos esterilizado, echar un culito de vinagre y a continuación un poco de las tres verduras, en cantidad suficiente para que queden totalmente sumergidas en el líquido. Repetir esta operación tantas veces como verduras nos queden, procurando que toda la superficie de las mismas esté en completo contacto con el vinagre. En una de estas repeticiones añadimos los granitos de pimienta y la hoja de laurel.

Una vez terminemos de colocar las verduras añadir algo de vinagre para cubrirlas por completo, cerrar el tarro y dejar macerar al menos una semana en un lugar fresco y más bien oscuro. Una vez abierto conservar en la nevera.

Y ya está, listo calisto, perfecto como entrante o para acompañar los segundos platos.

¡Buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s