Mermelada caserita de marañón (prestada)

Esta receta es un préstamo de la mamma dado que yo solo la disfruté…Y tampoco me quejo porque este delicioso “treat” es el resultado de un arte culinario desarrollado durante años caracterizado por “lo que toco lo convierto en oro comestible“. Estaba mortal y quería compartirla con todos.

El marañón sólo tiene un defecto, y es su  limitación geográfica. Es originario de Brasil y de las Guyanas y se dice que los colonizadores portugueses, cautivados por su sabor y propiedades, lo exportaron a otros países. Crece en climas tropicales y en la actualidad se cultiva preferentemente en India y en algunos países centro-sudamericanos y de África. Yo lo probé por primera vez en Panamá y no es tan fácil de encontrar ( 😦 ). La llaman “la fruta de la memoria“, contiene grandes cantidades de Vitamina C (crecimiento, reparación de tejidos, antioxidante) y su corteza y hojas han sido empleadas durante siglos para tratamiento de todo tipo de patologías (insomnio, diarreas, paludismo, inflamaciones, gripes, etc).

Sin más rollo ahí va la receta, ¡espero que os guste! 🙂

mermeladaMarañon

INGREDIENTES:

  • 1 kg. de pulpa de la fruta fresca del marañón (ojo, no el fruto seco o nuez)
  • 750 gr. de azúcar morena o panela
  • Media vaina de vainilla
  • 1 clavo de olor
  • un poco de ralladura de nuez moscada
  • Jugo de media lima o limón
  • Una pizquita de sal de mar

PREPARACIÓN:

Lavar escrupulosamente los frutos, extraerles la nuez y sumergirlos un ratito en un recipiente con agua fresca y un chorro de vinagre blanco (para asegurarnos de que queden relimpios).

Escurrirlos, trocearlos en cuadraditos pequeños y depositarlos en un cuenco de porcelana o vidrio.

Agregar por encima las semillitas de la media vaina de vainilla que habremos extraído con un cuchillo de punta fina y también la cáscara que no desecharemos, el clavo, la ralladura de nuez moscada, el jugo de lima o limón pasado por un colador, el azúcar y la sal.

Tapar y dejar reposar unas horas en la nevera (podría quedar toda la noche).Depositar el preparado en una olla y llevar al fuego. Dejar cocer a fuego suave removiendo con frecuencia durante un tiempo indeterminado que dependerá de la dureza de la fruta. 

¡OJO! No veremos desintegrarse esta preparación como suele ocurrir con la mayoría de las mermeladas, pero cuando observemos que a pesar de permanecer entera está cocida, retirarla del fuego. Localizar y extraer el clavo de olor y la vaina de vainilla, y esperar a que pierda casi todo el calor antes de verterla en un vaso de batir pues de lo contrario nos exponemos a quemaduras importantes.

Triturar lo suficiente hasta darle la textura que buscamos y verter de nuevo en la olla. Llevar a cocción unos minutos a fuego suave removiendo muy a menudo porque ahora sí se tuesta el fondo con mucha facilidad. En esta parte del proceso, como pasa con el membrillo, extremaremos la precaución para protegernos de las salpicaduras.Retirar del fuego y envasar de inmediato.

De muerte en tostadas con quesito, triple ñam.

¡Buen provecho! 😀
Anuncios

7 comentarios en “Mermelada caserita de marañón (prestada)

  1. Mil Gracias por la receta!
    MI padre sembró por deseos de mamá, dos arbolitos de marañón, con la suerte de que estos están dando frutos en cantidades uff!
    La gente desconoce tambien las propiedades maravillosas de esta planta y sus frutos.
    Vamos a hacer unas fichas para regalarle a la gente, junto con la mermelada.
    🙂
    Saludos desde Colombia

    1. De nada! También se siembra en Colombia? En qué parte? Yo vivo aquí, en Bogotá! Es un fruto maravilloso, seguro que a la gente le encantará la mermelada que preparéis. Un abrazo!

      1. Aquí en Panamá se pierde por cantidad en los campos crece hasta silvestre, lo cual es una suerte y las hay de todos los tamaños y colores

  2. Tener un árbol de marañon en Miami es un acontecimiento, muchas personas no lo conocen especialmente la segunda generación de cubanos o los que vinieron aquí muy pequeños, gracias a mi jardinero descubrí que se podía hacer mermelada y me di manos a la obra, en este momento termine de ponerla n los envases y parece que está un poco pasada de dulzor, pues no tuve en cuenta que la clase que tengo son amarillos y más dulces que los que recuerdo de comer en Cuba en la finca de mi papá. Pero creo va a estar muy rica. Muchas gracias por la recetas y sugerencias

    1. Gracias a ti por contarme tu historia! Es delicioso, es una lástima que olvidemos cómo usar estas joyas que nos brinda la naturaleza; supongo que ocurre lo mismo en todas partes, conforme nos alejamos del campo y hacemos a las ciudades y su dinámica. Yo en general siempre añado menos azúcar a todas las mermeladas que preparo, así no camuflo tanto el sabor de la fruta 😊 Muchas gracias por pasarte por aquí, un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s