ENDIVIA QUIERE A MANZANA

Primavera (que casi llega) la sangre altera, amor a la vista, endivia tiene quien la acompañe (“Oyoyoyyyyy”). La receta de esta rapidísima ensalada llegó a mis manos y fue testada tal cual, superando la tentación de añadirle otros ingredientes. Y menos mal porque hay cosas que simples están perfectas, es fresca, muy ligerita y resultó fenomenal para ser devorada acompañando un pescado.

La endivia no tiene tantos amigos por su sabor amarguito, punto que a mi me encanta. Ese amargor es sin embargo consecuencia de parte de sus nutrientes que la hacen tan beneficiosa (lo mismo que ocurre con las escarolas o las alcachofas), como son la lactucina y cumarina (antiinflamatorias). Es rica en fibra (tránsito intestinal, desintoxicación), en mucílagos (protección de la mucosa intestinal, acidez), en agua (diurética) y en sales minerales (potasio, calcio, fósforo, yodo y hierro), vitaminas A (vista, piel, músculos), E (células sanguíneas), un poquito de C (antioxidante, absorción del hierro, formación de colágeno, huesos) y ácido fólico-vitamina B9 (sistema inmunológico, perfecto en etapas de embarazo), entre otros.

Sin más rollo ahí va la receta. Espero que os guste! 🙂

endivia

INGREDIENTES:

Dos endivias
Una manzana Granny Smith
Media manzana roja
Un marañón (opcional y para quien lo tenga a mano dado que esta fruta no es tan fácil de encontrar)

Aliño:

1 ½ cucharada sopera de mostaza. Puntualización: aconsejo que no se utilice una de estas mostazas que tienen de todo menos mostaza. Optar por una “de verdad”, un tipo “Dijon” que se encuentra en muchísimos supermercados, o marcas similares.
Un poco de pimienta negra molida
El zumo de una lima/limón
1 ½ cucharada de aceite de oliva virgen por cada cucharada de limón.
Sal

PREPARACIÓN:

Lavar bien todos los ingredientes; cortar la endivia en juliana y las manzanas y marañones en palitos.

TRUCO fácil para no ensuciar tantos utensilios: cambiar el orden en que se añaden los ingredientes a la ensaladera y empezar por el aliño.

Añadir en la ensaladera todos los ingredientes del aliño y mezclar con un batidor de varillas o un tenedor hasta homogeneizar. Verter los ingredientes sólidos y mezclar bien, mejor con las manos, con movimientos envolventes.

Probar y corregir de sal, etc. Y ya está, listo Calisto! Rápido e indoloro, 10 minutos y a la mesa.

Buen provecho! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s