Con una barra de pan bajo el brazo…

Me salto la entradilla de lo maravilloso que es acompañar cualquier desayuno, tapa, comida, merienda de un buen pan, más si recién hecho. Si se tiene algo de paciencia, tiempo y ganas de ejercitar un poco los brazos, hacerlo uno mismo da un plus de satisfacción. Esto debería patentarse además como CURA ANTIESTRÉS y para liberar energías negativas (basado en hechos reales).

En esta ocasión salió mezcla de trigo y centeno. El pan de centeno aporta Magnesio, Potasio, Hierro y un alto contenido en fibra, por lo que podría ser un buen laxante. Es también aconsejado en personas con tendencia al colesterol alto. Hace sin embargo un pan oscuro y menos esponjoso que el trigo, por lo que al añadirle de esta harina se consigue un pan más apetecible.

Ambos contienen gluten, por lo que ni juntos ni por separado son panes aptos para celíacos.

Sin más preámbulos, ahí va la receta. Espero que os guste!

Pan
INGREDIENTES:

Levadura de pan (utilizamos unos 10 gramos)
Harina de trigo para pan tamizada (algo más de 1 kilo)
Harina de centeno tamizada (1 kilo aproximadamente)
Agua del tiempo, sal
Tres cucharaditas de café de azúcar

PREPARACIÓN:

PARA LA MASA MADRE

En un cuenco mezclar la levadura con agua fría (una taza y media de taza de expresso aproximadamente), se deshace con la mano Y NO SE AÑADE NADA DE SAL (sino no leveda). Si se quiere acelerar el proceso, añadir un poco de azúcar (en este caso fueron tres cucharaditas de café).

Añadir harina y mezclar con las manos. Tiene que quedar una masa no demasiado líquida, sino tarda mucho en fermentar. Espolvorear un poco de harina por encima, tapar con un trapo limpio y seco e introducir en un lugar sin corriente (por ejemplo, un horno). La temperatura ideal es de 25ºC.

El tiempo de reposo depende de muchísimos factores ambientales, temporales, meteorológicos, espirituales y según de buenas pillemos a la masa. Triplica su tamaño y al final el aspecto es el siguiente:

image (3)

PARA EL AMASADO:

En unas proporciones de 1 cucharada de sal por litro de agua, dejar aproximadamente 2 litros preparados a temperatura ambiente (si estuviera algo fría darle un golpecito de calor, pero sólo para quitarle el frío). La sal debe de estar bien, bien disuelta!

En una bañera grande tamizar algo más de la mitad de la harina que utilizaremos, añadirle el agua y empezar a mezclar con las manos.

Cuando esté bien mezclado añadir la masa madre, mezclar bien y verter sobre una superficie (yo trabajé en mármol) espolvoreada con harina.

Aquí empieza el trabajo de verdad: amasar introduciendo bien los dedos al tiempo que se van haciendo pliegues envolventes para introducir aire y que la masa sea bien esponjosa. Cansa, pero el pan agradece que se le dedique algo de tiempo.

Ir añadiendo harina conforme la masa lo vaya necesitando. Es importante tener en cuenta que al tener centeno siempre va a pegar algo, así que habrá que buscar el punto en el que la masa, al apretarla, tenga una textura suave y ligera. Llegado a ese punto NO AÑADIRLE MÁS HARINA. Como dije, seguirá pegando pero si le añadimos harina de más el pan estará pesado y pegado.

Trabajar algo más con las manos, y cuando nos aburramos del todo coger toda la masa, elevarla y tirarla con fuerza sobre el mármol (NO ES BROMA). Repetir esta operación varias veces. Es magnífico como terapia antiestrés y de paso rompemos los almidones de las harinas, haciendo de nuestro pan un alimento más digerible y sano.

Devolver a la bañera, que habremos untado con un poquito de aceite de oliva (para que no se pegue). Espolvorear con harina, tapar con trapo seco y limpio y volver a dejar reposar hasta que doble el tamaño.

Lo ideal es darle un segundo y hasta tercer amasado una vez crezca hasta este punto, para dejarlo reposar de nuevo un poco, pero es opcional así que si andamos con prisa podemos obviar este paso.

image (4)

UNA VEZ LA MASA ESTÉ A PUNTITO…

Precalentar el horno a 200ºC.

Dejar preparadas las bandejas de horno con harina espolvoreada.

Ir cortando los trozos de harina y darle forma al pan: en rosca, bollo, trenzado, barra, con tropezones, pan preñado…

Disponer las piezas sobre las bandejas y dejar reposar unos 15 minutos antes de introducir en el horno (seguirá creciendo).

image (6)

Hornear el pan, calculando una media de 40 minutos (dependerá del tamaño, grosor, de lo dorado que lo queramos).

Sacar, dejar enfriar y…no olvidarse de masticar, por favor!

Y ya está, listo calisto…Buen panprovecho! 🙂

Anuncios

Un comentario en “Con una barra de pan bajo el brazo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s