Calabaza escondía (o historia de unas pechugas de pollo rellenas)

Esta es una versión “de la casa” de la receta original, que en vez de calabaza lleva champiñones. No tengo especial preferencia por una u otra, sino que respondo por antojos y el sabor de la calabaza me pierde. Es relativamente sencilla de preparar, no tan larga y si recibes invitados hasta pareces una profesional 😛

Dicho sea de paso, la calabaza es un potentísimo antioxidante rico en carotenos, vitaminas A y C y potasio, además de ser un aliado en las dietas depurativas, eficaz para evitar la retención de líquidos y un gran refrescante, laxante y antiséptico. Y utilizarlo en la cocina es absolutamente mágico porque te das cuenta de que va con absolutamente todo: dulces, salados, crudos, cocíos y recocíos.

En fin, sin más. Espero que os guste 🙂

20130422_223023

INGREDIENTES

• Pechuga de pollo en filetes finitos
• Un trozo de calabaza
• Un poco de eneldo fresco
• Un poco de perejil fresco
• Un poco de cilantro fresco
• Medio ajopuerro
• Una cucharadita de té de Garam massala
• Media cucharadita de té de pimienta de jamaica
• Una punta de cucharadita de té de cúrcuma
• Dos cucharada de ron oscuro
• Sal y pimienta negra

PREPARACIÓN

1.- Antes de nada el relleno de calabaza

Cortar en juliana el ajopuerro y en daditos finos la calabaza.

Poner a tostar en una sartén antiadherente con una gota de aceite de oliva y a fuego bajito las especias.

Cuando empiecen a burbujear un poquito y antes de que se quemen añadir el ajopuerro, remover y finalmente la calabaza.

Salpimentar y tapar.

Transcurridos 5-7 min añadir las hierbas frescas cortadas muy finitas, así como el ron. Volver a tapar.

El tiempo de cocción varìa en función de la calabaza, las hay tan tiernas que en nada casi se deshacen; otras son rompedientes eternos. Decir que aunque no esté totalmente hecha no pasa nada porque al final se meterá en el horno.

2.- Ahorita se arma la criatura

Antes de nada ENCENDER EL HORNO!!!

Disponer sobre una superficie lisa los filetes de pechuga. Disponer en el centro una cantidad del relleno que permita cerrarlo completamente.

Asegurar bien con un hilo (como si fuera un regalo) haciendo cuidado de que el relleno quede totalmente cubierto por el pollo para evitar que se salga.

20130421_190114

En una sartén antiadherente con una gota de aceite sellar la pechuga por todas las caras. Esto es algo muy rápido, el tiempo justo para que la superficie del pollo pierda el color rosado.

Meter en el horno a 180ºC hasta que se quede tostado.

Sacar, cortar los hilos y…ya está.

Buen provecho! 🙂

Anuncios

3 comentarios en “Calabaza escondía (o historia de unas pechugas de pollo rellenas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s