Otra manera de preparar pescado a la plancha (o lomito sobre base crustillante…)

Según los expertos en nutrición y dietética la proteína del pescado es de una elevada calidad biológica debido a su contenido en aminoácidos esenciales, similar a la de carne de res, y más digerible. Además no son carnes en exceso grasas y ricas en ácidos grasos poliinsaturados (famosos omega-3 y omega-6).

Defiendo la variedad en la mesa, pero en mi caso el pescado es definitivamente el rey. Ahí le doy gracias a la enorme diversidad en nuestras pescaderías, tanto en los blancos como azules, dado que uno puede organizar una semana entera de comidas sin repetir ni en tipo ni en preparación. Imposible aburrirse.

Además tengo que reivindicar un punto, y es que es posible consumir pescado fresco y no necesariamente ser millonario. Hay especies caras y no tan asequibles para cualquier bolsillo, pero también hay muchas otras mucho más baratas, riquísimas en sabor, en propiedades y no siempre en espinas, por lo que son aptas también para los más tiquismiquis. En esta categoría están, por ejemplo, las sardinas o los jureles, que para mi gusto son de los pescados más sabrosos que hay.

En este caso preparé una receta terriblemente sencilla y resultona, y vale tanto para filetes de pescado como para lomitos (por ejemplo, de atún). Consiste en cocinarlo en sartén a fuego bajo y con muy poco aceite por un solo lado, de manera que se va formando en una de las caras una corteza crujiente, que no quemada. Con el calor y el tiempo el resto del filete se cocina, de manera que tendríamos una superficie tierna sobre una base más crustillante.

Normalmente utilizo filetes de lubina o lomos de atún; hoy tocó un filete de trucha, que cubrí con unas pocas verduras (esto último es totalmente opcional). Tardé 20 minutos en total, desde que abrí la nevera, por lo que no hay excusas de si no tengo tiempo, etc. Ahí va la receta , espero que os guste 🙂

INGREDIENTES

• Filete de trucha
• Un trozo de calabacín
• Medio tomate
• Estragón fresco
• Aceite, sal, pimienta negra

PREPARACIÓN

Cortar en daditos muy pequeños el calabacín, el tomate y el estragón fresco picado. Rehogar en un poco de aceite hasta alcanzar un primer punto de cocción. Retirar del fuego y reservar.

Salar el pescado una media hora antes de procesar. En una sartén con muy poco aceite y a fuego medio disponer el filete con la piel hacia abajo. Se trata de que la piel adquiera una consistencia crocante pero sin quemarse.

el tamaño de la sartén no ayudaba demasiado...Pero la teoría es válida :)
el tamaño de la sartén no ayudaba demasiado…Pero la teoría es válida 🙂

El pescado se va cocinando con el calor ascendente, por lo que no se debe preparar a fuego demasiado alto, que chamuscaría la base sin dejarle tiempo a la carne para estar lista. Cuando le queda un puntito de crudo a la superficie del filete, retirar dado que con el propio calor del pescado se termina de cocinar. Retirar y disponer las verduras por encima.

A zampar!
A zampar!

BUEN PROVECHO!

Anuncios

3 comentarios en “Otra manera de preparar pescado a la plancha (o lomito sobre base crustillante…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s